Nuevo poema de nuestro Parroco

7 06 2010

Qué será de todo el dolor

que ahora nos amarga

y en todo el pasado,

y de tantas lágrimas

y amargos sudores,

y de las llagas abiertas

supurantes como hiel

envenenada y agria.

Y de tanto tormento

injusto inflingido

por un tirano de turno.

Y el hambre gusano que

roe las vacías entrañas

de tantos tiernos niños

mujeres y ancianos

tirados como basura

a las afueras del pueblo

por el delito único

de haber nacido,

en la cuna de la pobreza.

Y su desnudez crónica

y abandono cruel

como perros en la calle,

huyendo del palo, del cuchillo

o de las balas homicidas.

¿Qué será de todo el dolor?

¿Quién responderá?¿Quién?

¿Responderán acaso

los pregoneros estilizados

del confort y del placer,

que se lucen brillantes

en rutinales escaparates

ante la admiración boba

de los ojos opacos acomodados?

O ¿Acaso los maestros

de las promesas falsas

buscando que les aúpes

a sus tronos de dioses

rigiendo los destinos

de los humanos todos

dando a los ricos más

y a los pobres nada?

O, ¿El dios dinero vil

que compra y vende

el cuerpo y el alma,

el llanto y la sangre?

Yo no sé que exista

nada, ni nadie ni dios

que pueda responder,

sino el que nació allí

donde se alimentan

pacíficos animales

acariciando en el frío

con su cálido vaho

y el que fue muerto

flagelado y humillado

con irracional crueldad

un día cualquiera gris

en un lugar perdido

que lloró, se cansó

curó, secó lágrimas

consolo con ternura

y bajó a los infiernos

de la tortura y la sorna

aplastando como gusano

como semilla que se pudre

en tierra inhóspita

pero renace con tal brío

que la tierra tiembla

y los cielos se abren

igual que todas las tumbas

anónimas de la historia

las victimas son liberadas

se ponen en pie gozosas

con la corona del triunfo

y la alegría más clara

de la victoria definitiva.

Ya sé quien responderá

a tanto dolor y muerte.

Este es mi credo básico

mi esperanza gozosa.

Así, ya puedo vivir

reír, gozar y amar

desde mi frágil cuerpo

ya decrepito y todo

porque mis hermanos y yo

tenemos un defensor: JESUS

Autor: José María Serrano Meseguer.

Anuncios

Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: